¿Cuáles son los tratamientos cosméticos para el invierno?

tratamientos cosméticos

El invierno es el momento perfecto no solo para regenerar tus propias fuerzas, calmarte y alejarte de muchas cosas. También es un buen momento para cuidar adecuadamente su belleza optando por tratamientos cosméticos que, por diversas razones, no pudieron realizarse en una fecha anterior, por ejemplo, durante la temporada navideña. 

Los días más cortos y las tardes más largas hacen que estemos más dispuestos a relajarnos en la privacidad de nuestros hogares, a la luz de las velas y con buena música, centrando nuestra atención en la belleza. Sin embargo, esto no excluye de ninguna manera la opción de utilizar los servicios profesionales de los salones de belleza. Depende de nosotros qué tratamientos y dónde realizarlos, en casa o en el salón. Si nos decidimos por esta última solución, nos ayudará una gama completa de servicios seleccionados adecuadamente tanto para la temporada como para las necesidades de nuestra piel. 

El período invernal es una época en la que tanto el perfecto estado de nuestra piel como la oportunidad de relajarnos y descansar son importantes para nosotros. Por tanto, el tratamiento ideal es aquel en el que, cuando nos ponemos en manos de profesionales, salimos del salón más tranquilos, más bonitos y con más confianza en nosotros mismos. 

¿Por qué vale la pena cuidar tu piel en invierno? 

tratamientos cosméticos invierno

Son muchas las razones por las que el invierno es la época más adecuada para fijarnos en el estado de nuestra piel y elegir los tratamientos adecuados en un salón de belleza o en casa. En primer lugar, durante el período estival registramos una gran cantidad de radiación solar, que tiene un efecto perjudicial en nuestra piel, especialmente en el caso de personas que no se protegieron suficientemente el rostro con cremas solares. 

Si bien, estos cambios son difíciles de eliminar con el uso de preparaciones cosméticas generalmente disponibles, sólo los tratamientos como el peeling químico pueden tratarlos. Por otra parte en invierno, nuestra piel está expuesta a varios tipos de condiciones climáticas desfavorables, como el viento o las heladas.

La depilación láser 

La depilación láser es, con mucho, la forma más eficaz de eliminar el vello excesivo. Actúa iluminando los bulbos capilares con delicados pulsos de luz, como resultado de lo cual el cabello se cae y se inhibe su rebrote. La repetición regular de este tipo de tratamiento permite que la piel permanezca tersa durante varios meses, incluso en las partes sensibles del cuerpo (cara, axilas, zona del bikini). El invierno es el momento óptimo para realizar dicho tratamiento, ya que la piel sometida a esta depilación no puede broncearse. Además, no debe exponerse a la luz solar durante las dos semanas posteriores al procedimiento. 

Peeling químico 

El peeling químico es uno de los tratamientos de la medicina estética. Consiste en un grado diferente de exfoliación de la epidermis muerta con el uso de sustancias activas adecuadamente seleccionadas. Se utiliza principalmente en caso de decoloración y cicatrices. Los lugares donde más se utiliza este tipo de peeling son el rostro, el cuello, el escote y la espalda. El peeling conduce a la reconstrucción de la epidermis como resultado de la producción de nuevas células. Cada uno de los ácidos utilizados aquí (alfa-hidroxiácidos, beta-hidroxiácidos, polihidroxiácidos, α-cetoácidos, ácidos carboxílicos) también se caracteriza por propiedades separadas que afectan positivamente los problemas de la piel. Es útil en enfermedades como cicatrices de acné o arrugas finas.

Peeling mecánico 

La microdermoabrasión, a diferencia del peeling químico, es un tipo de peeling mecánico. Consiste en una exfoliación profunda de nuestra epidermis, limpiando la piel de las impurezas acumuladas en ella, reduciendo la cantidad de sebo y el tamaño de los puntos negros. Para este tipo de tratamiento se utiliza equipo con punta de diamante integrada (microdermoabrasión de diamante), también se puede utilizar una punta con cristales de corindón (microdermoabrasión de corindón), que exfolia más intensamente que el diamante, o con oxígeno y gotitas de solución salina (microdermoabrasión de oxígeno). Este último es, con mucho, el más delicado considerando todo lo anterior.

Cabe recordar aquí que la intensidad de este tratamiento está regulada individualmente y adaptada al estado actual de nuestra piel.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Te recomendamos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.